Las comunidades de acogida ofrecen un lugar seguro a las familias que huyen de la violencia en la RDC

La solidaridad mostrada por las comunidades locales en la República Democrática del Congo ha sido fundamental en la respuesta al desplazamiento forzado masivo, pero los recortes en la financiación amenazan la capacidad de ACNUR para ofrecer apoyo.

Justine Mbilizi vierte vino de palma en botellas de vidrio recicladas en Kitutu, Kivu del Sur, República Democrática del Congo.
© ACNUR/Sanne Biesmans

El dinero que Justine Mbilizi gana con la venta del vino de palma que elabora con su madre es suficiente para comprar comida para su gran familia y los cuatro ni?os que ha acogido en su casa.


Los ni?os y sus padres huyeron de los ataques de los grupos armados a su aldea en las tierras altas de Minembwe, en la provincia de Kivu del Sur de la República Democrática del Congo (RDC).

“El viaje fue muy traumático para ellos”, dice Justine, de 40 a?os, que vive con su madre, cinco hijos y su marido, además de los cuatro ni?os y su padre.

Explica que la madre de los ni?os murió por complicaciones durante el parto mientras estaban huyendo. Su padre está fuera toda la semana en busca de trabajo agrícola.

En el este de la República Democrática del Congo, el aumento de la violencia ha obligado a un millón de mujeres, hombres, ni?as y ni?os a huir de sus hogares, el a?o pasado, y otras familias congole?as, como la de Justine, les han ofrecido un lugar seguro donde quedarse.

En todo el mundo hay alrededor de 80 millones de personas desplazadas por los conflictos y la persecución, de las cuales 45,7 millones son personas que han huido a otras zonas de sus propios países.

En total, unos 5,2 millones de personas en la RDC están actualmente desplazadas dentro de las fronteras nacionales debido a la violencia y la inseguridad, lo que la convierte en el tercer país del mundo con el mayor número de desplazados internos, después de Colombia y Siria.

Muchos no tienen más remedio que huir con poco más que la ropa que llevan puesta debido a los frecuentes ataques de grupos armados a los civiles y el saqueo a las aldeas. Las mujeres y las ni?as suelen estar expuestas a la violencia sexual y el viaje a lugares más seguros puede llevar varios días, lo que obliga a las familias a dormir a la intemperie.

La hospitalidad mostrada por las comunidades locales, cuyos propios recursos suelen ser limitados, es algo que salva vidas, lo que lleva al ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, a canalizar su apoyo tanto a las personas forzadas a huir como a las familias que las acogen. Sin embargo, la grave escasez de fondos amenaza con socavar estos esfuerzos, dejando a las familias vulnerables expuestas a condiciones de vida difíciles.

“Cuando conocí a esta familia, estaban muy tristes y traumatizados. Necesitaban un lugar al que llamar hogar más que nada”, dice Justine. “No podía dejarlos solos. Mi esposo aceptó que los cuidáramos, así que ahora son parte de nuestra familia”.

“No puedo ver a mi pueblo sufriendo cuando tengo espacio en mi casa”.

“La vida no es fácil para estos ni?os”, a?ade. “No sólo tuvieron que huir de la violencia, sino que también perdieron a su madre en circunstancias muy dramáticas. No comen bien y les cuesta adaptarse al nuevo clima, que es más cálido aquí”.

Su padre lucha por llegar a fin de mes, ganando muy poco por los largos días de trabajo en el campo.

En una aldea cercana llamada Kitoko, Mangasa y su esposo también están albergando a una pareja de adultos mayores y a sus dos nietos. Asha, de 80 a?os, tiene dificultades para caminar, por lo que huir en busca de seguridad fue un gran desafío para ella.

“Tuve que caminar durante cinco días para llegar al pueblo. El viaje no fue fácil ya que tuvimos que bajar de las monta?as para llegar a Kitoko. Me costó toda mi fuerza y perseverancia, pero estoy muy agradecida de vivir con la familia de Mangasa”, dice Asha.

En la vecina Kivu del Norte, Zeferina, de 56 a?os, ha abierto su casa a tres familias desplazadas por la fuerza. Su casa es espaciosa y moderna, comparada con muchas de las casas vecinas hechas de barro.

“No puedo ver a mi gente sufriendo cuando tengo espacio en mi casa”, dice.

Ya se ocupa de ocho ni?os, y está acogiendo a otros diez ni?os y a sus madres.

“Huyeron a causa de la violencia y cuando llegaron aquí, estaban exhaustos y asustados. No puedo dejarlos sufrir”, a?ade el anfitrión.

En el marco de su programa de apoyo a la vivienda, ACNUR, además de proporcionar materiales para que las familias desplazadas construyan sus propias viviendas, ayuda a las familias de acogida a construir ampliaciones de sus propios hogares, lo que alivia el hacinamiento y mejora las condiciones de vida en las zonas de acogida.

En Oicha, en la región oriental de Beni de la RDC, Evan está terminando su propio alojamiento gracias al apoyo de ACNUR. Kahumba y su familia de ocho personas, que viven en una modesta casa de ladrillos de barro, lo acogieron a él, a su esposa y a sus cuatro hijos durante varios meses. Como su casa era muy peque?a, la familia de Evan dormía en el suelo de la sala.

“Estamos muy agradecidos de haber podido quedarnos con nuestros anfitriones cuando no teníamos adónde ir”.

“Estamos muy agradecidos de haber podido quedarnos con nuestros anfitriones cuando no teníamos adónde ir”, dice la mujer de 39 a?os. “Ahora tenemos nuestro propio espacio que nos permite vivir con dignidad”.

“No tenían donde vivir, mientras que yo tenía una casa disponible para acogerlos. Nos enfrentamos a dificultades para proveer comida para todos y la casa siempre estaba abarrotada. Es muy bueno que ahora tengan su propio alojamiento”, dice Kahumba, que está encantada de tener más espacio en su casa una vez más.

Ibrahima Diané, jefe de la oficina de ACNUR en Beni, destaca la importancia del apoyo de las comunidades de acogida.

“Nunca podríamos ayudar a los cientos de miles de desplazados sin el papel crucial que desempe?an las familias de acogida”, explica. “Para asegurarnos de que puedan seguir haciéndolo, necesitamos apoyar a toda la comunidad”.

Además del alojamiento, ACNUR también presta asistencia a las comunidades afectadas por el desplazamiento forzado mediante la rehabilitación de aulas, la instalación de bombas de agua para proporcionar agua potable y mediante proyectos que crean trabajo para la comunidad.

“A través de este enfoque comunitario, estamos impulsando la resiliencia de toda la comunidad, que es la primera en responder a los recurrentes desplazamientos forzados hacia sus aldeas y hogares, y ayudando a reducir las posibles tensiones”, a?ade Diané.

En octubre de 2020, el número total de personas que huyeron de sus hogares dentro de la RDC alcanzó casi 5,2 millones, con casi 3 millones de ellas en las provincias de Kivu del Norte y del Sur. La mayoría se alojan en hogares que ya están abarrotados y donde el distanciamiento social es imposible.

Este a?o, unas 35.000 familias compuestas por 175.000 personas en Kivu del Norte y Kivu del Sur recibieron apoyo de vivienda de ACNUR. Esto incluye albergues de emergencia y comunales, alojamientos temporales y subsidios de alquiler. Hasta ahora, 15.000 familias han finalizado la construcción de sus alojamientos, mientras que otras 20.000 están actualmente construyéndolos.

Pero una grave falta de financiación amenaza con reducir la capacidad de ACNUR para apoyar a los necesitados el próximo a?o.

El presupuesto para alojamientos en Kivu del Norte y Kivu del Sur se reducirá por lo menos en un 85% en 2021, dejando a miles de familias sin un techo. El presupuesto para la protección comunitaria también se reducirá en un 57%, lo que afectará la capacidad de ACNUR para responder a las necesidades de las comunidades locales y promover la coexistencia pacífica y el empoderamiento de las mujeres.

Se necesitan urgentemente más fondos para que ACNUR pueda seguir contribuyendo a las soluciones duraderas para las personas forzadas a huir en el este de la República Democrática del Congo durante 2021 y apoyar la solidaridad que les muestran las comunidades de acogida congole?as.