Activista defiende los derechos de las personas con discapacidad en Ucrania

Tetiana Barantsova fue nombrada ganadora regional para Europa del Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR.

Tetiana Baransova, ganadora regional de Europa del Premio Nansen para los Refugiados, asiste al cumplea?os de su hijo Pavlo en Natalka Park, Kiev.
© ACNUR / Anastasia Vlasova

Tetiana Baransova se cayó y se fracturó la columna mientras hacía gimnasia en la escuela cuando tenía solo 10 a?os. Desde entonces, usuaria de silla de ruedas se ha negado rotundamente a permitir que sus lesiones limiten su vida y se ha convertido en una poderosa defensora de otras personas con discapacidades en su natal Ucrania.


En 2002, fundó Ami-Skhid, una organización no gubernamental para ayudar a los jóvenes ucranianos, las mujeres y las familias a superar las discapacidades mediante la promoción, los servicios y el asesoramiento. Desde entonces se ha convertido en una red regional de ONG. En abril, también fue nombrada representante del gobierno para las personas con discapacidad.

“Mi misión es ayudar a los demás, así que tengo que hacer esto”, dice Tetiana, que ahora tiene 46 a?os.

Por su trabajo, ha sido elegida ganadora regional para Europa del Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR, un prestigioso premio anual que honra a quienes han hecho todo lo posible para apoyar a las personas desplazadas por la fuerza y ??apátridas.

Su liderazgo y su tranquila autoridad natural pasaron a primer plano en 2014 cuando estalló el conflicto en el este de Ucrania. Las personas con discapacidad en su ciudad natal de Lugansk y la región, que se extiende a ambos lados de la línea de contacto, eran particularmente vulnerables, por lo que Tetiana intervino.

En medio de los combates, pudo escapar por carretera desde Lugansk con su hijo Pavlo, que entonces tenía ocho a?os, y su esposo, Oleksiy Soroka, que también usa una silla de ruedas.

Ella recuerda el sonido de las sirenas y cómo Pavlo lloró durante un ataque de artillería, negándose a refugiarse del bombardeo en un sótano sin sus padres, quienes no podían entrar con sus sillas de ruedas.

“La historia de mi vida me permite comprender a las personas con las que trabajo”.

Una vez a salvo, se dedicó a organizar la evacuación de muchas otras personas. Creó una línea directa y estaba respondiendo personalmente llamadas telefónicas de personas con discapacidades atrapadas en la zona de conflicto. Esta línea directa ayudó a unas 5.000 personas con la reubicación, asistencia en efectivo y apoyo legal y psicológico. Su liderazgo combinó decisión y empatía.

“La historia de mi vida me permite comprender a las personas con las que trabajo”, dice Tetiana.

El Gobierno de Ucrania dijo en febrero que había registrado a más de 1,6 millones de personas como desplazadas internas y afectadas por el conflicto. De estas, 416.000 tienen una discapacidad, aunque hay pocos servicios y disposiciones especiales para ellos.

Una de las personas a las que Tetiana ayudó es Kateryna Ryazantseva. El hombre de 40 a?os salió de Lugansk en 2014 con una hija recién nacida y un hijo de 22 a?os, Dmytro, que tiene una discapacidad intelectual.

“Tetiana es mi ángel de la guarda”.

En la capital, luchó por encontrar un apartamento asequible, registrarse y pagar los gastos de vida y el tratamiento de su hijo. Tetiana la ayudó con su identificación nacional. También persuadió a las autoridades municipales para que comenzaran a entregar artículos de higiene gratuitos para Dmytro y otros desplazados internos con discapacidad.

“Tetiana es mi ángel de la guarda”, dijo Kateryna. “Ella es mi mejor amiga en Kiev”.

  • Tetiana Baransova, ganadora regional de Europa del Premio Nansen para los Refugiados, en Sophia Square, Kiev. Muestra una fotografía de ella misma a los 10 a?os, un día antes de un accidente que la dejó en silla de ruedas.
    Tetiana Baransova, ganadora regional de Europa del Premio Nansen para los Refugiados, en Sophia Square, Kiev. Muestra una fotografía de ella misma a los 10 a?os, un día antes de un accidente que la dejó en silla de ruedas.  © ACNUR / Anastasia Vlasova
  • Tetiana Baransova, ganadora regional de Europa del Premio Nansen para los Refugiados, con su esposo Oleksiy Soroka y su hijo Pavlo, en la fiesta de cumplea?os de Pavlo en Natalka Park, Kiev, Ucrania.
    Tetiana Baransova, ganadora regional de Europa del Premio Nansen para los Refugiados, con su esposo Oleksiy Soroka y su hijo Pavlo, en la fiesta de cumplea?os de Pavlo en Natalka Park, Kiev, Ucrania.  © ACNUR / Anastasia Vlasova
  • Kateryna Ryazantseva, que está con su hija Anastasia, habla de su hijo, Dmytro, que tiene una discapacidad intelectual. Están en un evento en el parque Shevchenko, Kiev, organizado por Tetiana Baransova.
    Kateryna Ryazantseva, que está con su hija Anastasia, habla de su hijo, Dmytro, que tiene una discapacidad intelectual. Están en un evento en el parque Shevchenko, Kiev, organizado por Tetiana Baransova.  © ACNUR / Anastasia Vlasova
  • Valentyna Uvarova y su hijo Nazar son fotografiados en Natalka Park, Kyiv, durante una fiesta de cumplea?os para Pavlo Soroka, hijo de Tetiana Baransova.
    Valentyna Uvarova y su hijo Nazar son fotografiados en Natalka Park, Kyiv, durante una fiesta de cumplea?os para Pavlo Soroka, hijo de Tetiana Baransova.  © ACNUR / Anastasia Vlasova
  • Valentyna Uvarova y Maryna Tolokova, que son desplazadas internas, sostienen una pancarta para el equipo de fútbol Friends durante una fiesta de cumplea?os para Pavlo Soroka, hijo de Tetiana Baransova. El equipo lucha contra la discriminación en los deportes.
    Valentyna Uvarova y Maryna Tolokova, que son desplazadas internas, sostienen una pancarta para el equipo de fútbol Friends durante una fiesta de cumplea?os para Pavlo Soroka, hijo de Tetiana Baransova. El equipo lucha contra la discriminación en los deportes.  © ACNUR / Anastasia Vlasova

Tetiana fue más allá y estableció una escuela en línea para los muchos ni?os desplazados internos que luchan por hacer frente a una transición que fue particularmente difícil para las personas con discapacidades.

La escuela funcionó a través de Skype durante dos a?os a partir de 2014 y ense?ó a unos 1.000 ni?os. Muchos profesores donaron su tiempo de forma gratuita y Tetiana, que es licenciada en sociología y arte y está realizando más estudios de posgrado, ense?aba dibujo.

Valentyna, cuyo hijo Nazar tiene una enfermedad renal debilitante y asistió a la escuela, se convirtió en compa?era de viaje de Tetiana mientras viajaba por el este de Ucrania para ayudar a las personas con discapacidades que vivían cerca de la línea del conflicto. También ayuda a Tetiana en su nuevo rol como representante gubernamental en temas de discapacidades.

“Tetiana es una maestra para mí”, dijo Valentyna, de 35 a?os. “No puedo entender cómo se las arregla para ayudar a todos y de dónde saca energía para todo”.

“Debemos hacer todo lo posible para mejorar esta vida, porque la vida es muy difícil como es”.

Oleksiy, de 46 a?os, también se une a ellos en los viajes, como conductor. Se conocieron en Kiev, donde Tetiana trabajaba como administrador en el primer centro de rehabilitación de Ucrania para personas con discapacidad, y Oleksiy arreglaba sillas de ruedas. Se casaron, se mudaron a Lugansk y fundaron Ami-Skhid juntos.

Pero su activismo se extiende más allá de la ONG. Mientras ense?aba en una universidad en Lugansk, persuadió a la universidad para que hiciera que el campus fuera accesible para sillas de ruedas.

En una reunión reciente del gabinete en su calidad de representante del gobierno para personas con discapacidades, argumentó que los trabajadores de rescate necesitaban una capacitación especial para ayudar a las personas con discapacidades en caso de desastres naturales.

Tetiana dijo que no trabaja por honores o reconocimientos, pero espera que su Premio Nansen para Refugiados brinde “más oportunidades para ser escuchada” en el trabajo de su vida de abogar por las personas con discapacidades.

“Debemos hacer todo lo posible para mejorar esta vida, porque la vida es muy difícil como es”, dijo.

El Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR recibe su nombre en honor al explorador y humanitario noruego Fridtjof Nansen, el primer Alto Comisionado para los Refugiados, quien fue designado por la Sociedad de las Naciones en 1921. Su objetivo es mostrar sus valores de perseverancia y compromiso frente a la adversidad.

El ganador global del premio será anunciado en octubre y presentado por ACNUR en una ceremonia que se llevará a cabo en línea.

Puedes leer sobre las otras ganadoras regionales del Premio Nansen para Refugiados del ACNUR aquí.