Mujer afgana rompe barreras para sanar a los pobres de Pakistán

A pesar de haber crecido en una comunidad de refugiados turcomanos sin fácil acceso a la educación, Saleema ha superado las dificultades al convertirse en médico.

Saleema trata a las madres y sus bebés en el Hospital Holy Family, Pakistán.
© ACNUR / Roger Arnold

El monitor cardíaco produce un latido lento y constante, mientras un grupo de médicos se reúne alrededor de una mesa de operaciones. La luz ilumina el estómago de una mujer.

Con un movimiento de cabeza, la doctora Saleema Rehman se?ala que está lista.

Como refugiada afgana en Pakistán, la joven de 28 a?os se ha enfrentado a toda una vida de barreras en su búsqueda para obtener una educación.

Ahora, después de casi tres décadas de estudio, Saleema ha superado las dificultades al estudiar para convertirse en la primera doctora refugiada turcomana en Pakistán. En unas pocas horas, extraerá un quiste ovárico y transformará la vida de su paciente.

“Tengo el deber de ayudar a las mujeres”, dice ella con calidez. "Me siento muy afortunada. En mi comunidad, muchas chicas no tienen esta oportunidad. Creo que era parte de mi destino”.

"Tengo el deber de ayudar a las mujeres".

Este sentido del deber la llevó a especializarse en ginecología. Todos los días, trae al mundo a unos cinco bebés en el Hospital Holy Family de Rawalpindi y atiende a 40 mujeres, muchas de las cuales viven en la pobreza. El tratamiento es gratis. Sin embargo, hay dos pacientes por cada cama y ella trabaja turnos largos para atenderlas a todas.

"A veces cenamos a las 2 de la ma?ana", dice, desde la sala de personal del hospital. Su primera prioridad es la gente, incluso aquí, mientras ofrece agua a un colega exhausta y se pone una manta alrededor de los hombros. "Tenemos que dejar de lado nuestra hambre".

Llegar a este punto ha sido una lucha de toda la vida.

Al crecer en la comunidad de refugiados turcomanos en el noroeste de Pakistán, las expectativas culturales y la inseguridad significaron que Saleema tendría que enfrentar una batalla interminable por la educación. Como refugiada, esa batalla fue doble, pero no estaba sola.

Su padre, que huyó de Afganistán a los 13 a?os, estaba a su lado en cada paso. Ayudó a abrir escuelas locales y abogó por la educación de las ni?as. Durante el día, vendía plátanos para mantener vivo el sue?o de su hija. Por la noche, dise?aba alfombras.

  • Saleema (centro) con la supervisora Humaira Bilgis y una paciente del Hospital Holy Family.
    Saleema (centro) con la supervisora Humaira Bilgis y una paciente del Hospital Holy Family.  © ACNUR / Roger Arnold
  • Saleema atiende a los bebés y a sus madres en el hospital.
    Saleema atiende a los bebés y a sus madres en el hospital.  © ACNUR / Roger Arnold
  • Junto con sus colegas, Saleema realiza una operación para extirpar un quiste ovárico.
    Junto con sus colegas, Saleema realiza una operación para extirpar un quiste ovárico.  © ACNUR / Roger Arnold
  • Familiares de pacientes esperan afuera del Hospital Holy Family, en Rawalpindi, Pakistán.
    Familiares de pacientes esperan afuera del Hospital Holy Family, en Rawalpindi, Pakistán.  © ACNUR / Roger Arnold
  • Saleema toma un breve descanso fuera del hospital con su padre, Abdul Rehman.
    Saleema toma un breve descanso fuera del hospital con su padre, Abdul Rehman.  © ACNUR / Roger Arnold

Finalmente, después de a?os de escolaridad, una preciada beca ofrecida por Pakistán acercó a Saleema a su sue?o de ser doctora.

"Saleema solicitó becas médicas por tres a?os consecutivos", dice su padre Abdul, de 49 a?os. "Ella siempre estaba luchando por hacer realidad su sue?o. Enfrentamos muchos desafíos de nuestros mayores que dijeron que no debíamos enviar a nuestros ni?os a la escuela, pero finalmente ganamos. Recogimos ese fruto por el que tanto luchamos”.

Tres a?os después de estar en el Hospital Holy Family, Saleema está floreciendo. Su supervisora, Humaira Bilqis, ha ayudado a nutrir su talento.

"Ella es muy especial", dice la doctora ginecóloga. “Ella ha trabajado muy duro en su vida. Independientemente del desafío que le demos, ella nunca dice que no, sin importar si es de día o de noche, no lo duda. Ella nunca me ha decepcionado. Estoy muy orgullosa de ella."

"No sabía que era una refugiada", agrega, brillando de orgullo. "No la veo así. Nunca hemos pensado en ella como no pakistaní. Ella es una de nosotras. Ella es muy valiosa para su país. Después de saberlo, estoy aún más orgullosa de ella”.

"Ella nunca me ha decepcionado".

El a?o que viene, Saleema finalmente terminará su especialización como ginecóloga. Pero, como refugiada, su futuro como médico en Pakistán es incierto.

"La capacitación está permitida, los estudios están permitidos", dice ella. “?Pero qué pasará después? Si el gobierno de Pakistán nos permite a los refugiados afganos practicar aquí, podemos ser muy útiles para nuestra comunidad y también puedo trabajar para los pakistaníes”.

Si Saleema tiene éxito, espera inspirar a otras ni?as refugiadas.

“Cada vez que visito una casa, las mujeres vienen a mí y me dicen que se sienten muy orgullosas. Estoy muy feliz de que tal vez cambien sus opiniones y envíen a sus hijas a la escuela. Quiero que obtengan una educación. Esto hará una diferencia para las generaciones”.

"Incluso mi propia sobrina quiere ser médico", agrega, riendo. “Ella siempre toma mi estetoscopio. Me llama doctora tía.

Los esfuerzos para unir a los refugiados y sus comunidades de acogida forman parte de un enfoque más amplio para abordar el desplazamiento y mejorar la inclusión socioeconómica y la autosuficiencia de los refugiados. En particular, la educación estará entre las áreas de enfoque en el Foro Mundial sobre los Refugiados, una reunión de alto nivel que se realizará en Ginebra la próxima semana y de la cual Pakistán es un convocante.

Mientras tanto, Saleema continuará sirviendo a su comunidad y a algunas de las personas más pobres de Pakistán. Finalmente, la promesa de su padre se ha cumplido.

"No esperábamos que sobreviviera al nacer", dice Abdul. “De bebé, venía al revés. Prometí que, ni?o o ni?a, sería médico cuando creciera. La llamamos doctora Saleema desde que tenía tres a?os.

“Si hay un problema en mi comunidad, me preguntan porque tengo una hija que es doctora. Es un gran sentido de orgullo para nosotros. Saleema es un ejemplo para Pakistán, para nuestra comunidad, para Afganistán. Ella es un ejemplo para la gente”.